¿Por qué no gusta el arte contemporáneo?

| 27 julio, 2015 | 0 Comentarios
Arte contemporáneo

Sombras en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo. Foto: Luana Fischer.

La impopularidad del arte contemporáneo es innegable. Al público no le gusta, no entiende por qué se considera arte, ni por qué su autor es un artista. ¿Sabe las razones de este fenómeno?

El problema que hoy día afrenta el arte contemporáneo se inició a principios del siglo XX, cuando las corrientes vanguardistas modernistas rompieron por completo con la tradición academicista y figurativa del arte occidental.

Si bien se han asimilado parcialmente los estilos modernos (cubismo, futurismo, surrealismo…), la aceptación no ha sido total, por lo que no resulta extraño que el arte más actual aún se mire con desdén.

¿Cuál es el problema del arte contemporáneo?

Si a la gran mayoría de las personas le disgusta el arte contemporáneo es porque realmente no está dirigido a ellas.  El arte se dirige a una minoría especializada en su ejercicio y consumo.

El problema radica en que la obra artística producida por los artistas plásticos actuales no se dirige a la exaltación de los sentidos ni de las emociones más profundas (cualidades comunes a todos los hombres), sino al intelecto y a la reflexión erudita.

Si bien la vista solía ser un mediador y juez de la calidad artística de la obra, pues podíamos con mayor facilidad juzgar la técnica y vibrar de emoción ante una escena pictórica, actualmente nuestros ojos resultan insuficientes para asimilar el arte contemporáneo. Es necesario algo más.

Hoy, el artista quiere inquietar y hacer pensar a su espectador, más que enajenarlo con el sentimiento placentero de la contemplación. El artista necesita del espectador una actitud abierta y, además, instruida en las nuevas normas que rigen la creación artística de los últimos tiempos. Necesita no solo de los sentidos, sino también de un intelecto competente.

Arte contemporáneo: nuevos códigos y nuevos valores

Podemos decir, pues, que se ha realizado un cambio trascendental en el propósito del arte y en el modo en que este se crea y se concibe. La técnica ya no es importante; hoy se habla de factura, de acabado técnico, pero la destreza manual carece de sentido. La originalidad, la agudeza conceptual, la capacidad de la obra de polemizar, de crear caos, de hacer relevante lo que hasta el momento nos era banal, son algunas de las características que en nuestros días se busca y se potencia en una obra de arte.

Los límites se han expandido, y ya no solo es pintura, escultura, técnica al óleo o talla en madera. El horizonte del arte contemporáneo implica a la vida misma, no solo su reproducción en dos o tres dimensiones, de aquí que todo lo que hacemos y que nos rodea pueda convertirse en arte.

El mensaje y el lenguaje del arte se han trasformado, pero el gran público aún espera ser alfabetizado en los nuevos códigos. No es un problema de gusto, sino de comprensión. La obra se comunica a través de un lenguaje que le es ajeno al espectador y, por tanto, incomprensible. El público desconoce el lenguaje artístico y, por ende, lo desprecia.

Lo que debemos tener en cuenta en torno al arte contemporáneo

La apreciación del arte contemporáneo es un esfuerzo más que una habilidad innata, se adquiere con el tiempo y necesita preparación. El público debe estar consciente de su ignorancia, con la que todos nacemos, pero de la cual nos podemos ir despojando paulatinamente.

He aquí los que nos toca a hacer a unos y otros: a unos, darse cuenta de su desconocimiento y a otros, ofrecer los recursos y oportunidades necesarias que faciliten la superación cultural a todo el que lo desee.

Google+

Tags: ,

Category: CULTURA

¿Quién escribe? ()

Danislady Mazorra es Licenciada en Historia del Arte por la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Tiene experiencia en el campo de la gestión cultural, la curaduría de exposiciones y la crítica de arte. Actualmente cursa una maestría sobre Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba, y lleva un blog sobre la imagen de la alegoría cubana (alegoriacubana.blogspot.com).

Deja un comentario