La naturaleza espiritual del hombre

| 27 junio, 2015 | 1 Comentario
naturaleza espiritual del hombre

Naturaleza espiritual del hombre: plan inicial de Dios. Foto: morguefile.com

La naturaleza espiritual del hombre lo define como un ser que trata de dominar la experiencia humana, y no al contrario, pues somos la imagen de Dios.

El hombre es un ser espiritual, porque el hombre es hechura de Dios. Dios nos hizo a su imagen, por lo tanto, somos espíritu, pero también llevamos adentro la semilla de la excelencia, porque Dios es excelente; la semilla de la grandeza, porque Dios es infinitamente grande; la semilla de la creatividad, pues Él es el Creador Supremo. Dios también nos hizo para dominar al resto de la Creación. En el libro de Génesis 1:26 dice lo siguiente:

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra”.

En qué consiste la naturaleza espiritual del hombre

La naturaleza espiritual del hombre fue el plan inicial de Dios, sin embargo, el habernos alejado y separado de su Presencia, nos sacó de ese diseño divino para el cual fuimos creados. El hombre creado por Dios no es un ser humano tratando de tener una existencia espiritual, sino por el contrario, es un ser espiritual tratando de dominar sus experiencias humanas.

No es el aspecto físico lo que debe definir al hombre, sino su referente interior, el cual trae consigo un plan definido y un manual de operaciones, que le permitirán desarrollar las habilidades necesarias para controlar los recursos de la tierra de manera absoluta y efectiva

A pesar de esto, a veces nos olvidamos de nuestra esencia espiritual y actuamos solo por lo que podemos percibir a través de nuestros sentidos, y perdemos esa sensibilidad superior que viene de nuestro interior. Si aprendiéramos a desarrollar mejor nuestra parte espiritual, podríamos dominar fácilmente las circunstancias externas y naturales que nos afectan a diario y ponerlas al servicio de nuestro bienestar.

Desarrollando la naturaleza espiritual del hombre

Pero ¿cómo podríamos aprender a desarrollar de manera óptima y efectiva nuestra espiritualidad para controlar nuestras circunstancias físicas?

Es muy simple: yendo directamente al manual del diseñador. Dios, como nuestro Creador, no dejó nada al azar y, dado que sabía con anterioridad las dificultades que tendríamos, nos dejó un completo manual de instrucciones en el que nos enseña no solamente cómo vivir, sino también la manera más efectiva de desarrollar nuestras capacidades para dominar al resto de la Creación, y eso incluye cualquier obstáculo o circunstancia adversa, que habrá de presentarse.

Ese maravilloso manual de instrucciones se llama la Santa Biblia, en la que nos enseña a desarrollar lo siguiente:

  • La paz y el gozo en medio de la tormenta.
  • La fe suficiente para creer en sus promesas a pesar de las dificultades.
  • La autoridad necesaria para vencer en su nombre las circunstancias adversas.
  • La suficiente visión para conocer nuestro verdadero propósito dentro del plan perfecto de Dios.
  • La sabiduría espiritual para poder discernir entre lo que nos conviene y lo que no.
  • La protección divina contra cualquier calamidad.
  • La prosperidad y el favor de Dios para vivir en abundancia, en medio de tanta escasez y, finalmente,
  • Descubrir cómo alcanzar la Vida Eterna.

Aunque somos espíritu, alma y cuerpo, debemos desarrollar más nuestra espiritualidad, porque a través de ella podemos dominar nuestras circunstancias fácilmente e impedir, a la vez, que sean ellas quienes nos dominen a nosotros.

Google+

Tags: ,

Category: RELIGIÓN

¿Quién escribe? ()

Licenciada en Lenguas Modernas y Traductora, Juliana Echeverry enseña a jóvenes y adultos en su natal Colombia. Renuncia para incursionar en los negocios, pero cae en bancarrota. Gracias a esto escribe su primer libro, convirtiéndose además en motivadora y conferencista en su país. Emigra a los Estados Unidos dedicándose a escribir y al estudio de la Palabra de Dios para transmitir el evangelio adondequiera que se lo permitan.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. Luis E. Gutierrez Porven dice:

    Muchas bendiciones por ese artículo que nos llena de tanta fe.

Deja un comentario