Fantasmas reales: ¿imaginación sugestionada?

| 3 diciembre, 2014 | 0 Comentarios
fantasmas reales

Los fantasmas son fruto de nuestra imaginación.

Científicos hicieron una simulación de fantasmas artificiales en un laboratorio. Se demuestra que la presencia de fantasmas reales es fruto de nuestra imaginación.

El tema de los fantasmas reales siempre ha sido objeto de discusión y motivo de fascinación entre el imaginario popular y sus historias literarias o vivenciales. Ahora, un grupo de investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausan, en Suiza, seguran que las sensaciones de ser observados y tocados se pueden recrear y hasta controlar. ¿De qué modo? Pues en un laboratorio.

Para realizar el experimento, los especialistas les taparon los ojos a unos voluntarios, quienes tuvieron que manejar un brazo robótico con su dedo índice. Tras realizar la operación, los sujetos sintieron una serie de sensaciones que daban la impresión de entrar en contacto con una entidad extracorpórea.

Fantasmas “reales” en el laboratorio

La explicación de este suceso tan insólito es que, al principio, los voluntarios y el robot funcionaban en sincronía, lo que en algunas ocasiones provocó que los individuos tuvieran la sensación de estar tocándose sus propias espaldas. Luego, al producirse un retraso de 500 milisegundos en esa sincronía —aún con los ojos tapados y el dedo índice sobre el robot— los participantes aseguraron estar viendo hasta a cuatro fantasmas a su alrededor.

Los resultados de este estudio han sido sorprendentes, ya que uno de cada tres voluntarios sintió como si estuviera siendo observado y tocado por algo invisible, mientras que otros dos se sintieron tan incómodos que pidieron detener el experimento.

Fantasmas reales y su explicación racional

Los investigadores suizos consideran que esta investigación es una prueba de que los fantasmas reales son sensaciones de presencia y desdoblamientos de la consciencia, que pueden surgir cuando las señales del cerebro se confunden. En ese momento, el cuerpo humano pierde su propio control, lo que da lugar a fantasías sugestionables y a la aparición de “entidades fantasmales”.

Los fantasmas son reales a nivel mental

La inducción de fantasmas en laboratorio ha sacado a la luz una serie de condicionantes muy interesantes relacionadas con la aparición de fantasmas reales, pues los investigadores indican que este fenómeno puede surgir a causa del estrés, ciertas enfermedades, momentos de pena, situaciones de esfuerzo intenso (por ejemplo, el montañismo), o cuando se está encerrado y bajo aislamiento prolongado.

Se abre así el debate entre la presencia de entidades invisibles creadas en laboratorio, y los fantasmas reales y su explicación racional. Ahora habría que ver si las innumerables historias que existen sobre entidades extracorpóreas no son más que un mal funcionamiento de las señales cerebrales de quienes afirman haberlas visto o sentido.

A raiz de este descubrimiento, probablemente esas personas se nieguen a creer que tan solo se trata de “manipulaciones neuronales” de su propia consciencia confundida. Yo, en lo particular, nunca he visto ninguna imagen fantasmal, pero tampoco quisiera tropezarme con una. ¿Usted qué cree? ¿Existen o no existen los fantasmas de verdad?

Google+

Tags: ,

Category: CIENCIA

¿Quién escribe? ()

Diplomado en Administración Superior de Sistemas de la Información y nacido en Madrid, Juan Herrón ha colaborado con diversos ensayos, cuentos y poemas en diversos medios literarios, como Pluma y Tintero, y Revista Justa Ediciones. Además, ha publicado sus obras en distintas plataformas: Barnes and Noble, Casa del Libro, Amabook, etc. Es autor de varias obras publicadas en formato digital por las editoriales Oxel Portilla Foundation, Tampa, EEUU; Emooby, en Portugal y Amarante, en Salamanca. Amante de los géneros de misterio, policíaco y ciencia ficción, ha colaborado en los principales portales sobre terror de la red, lo que le ha posibilitado crearse su propio espacio. Actualmente, es representado por la institución literaria Agencia Autores.

Deja un comentario