“El diario de Ana Frank” o “La casa de atrás”

| 21 agosto, 2014 | 0 Comentarios
ana frank

Ana Frank: otra víctima del holocausto nazi.

Ana Frank quería ser escritora, pero murió en un campo de concentración. No obstante, su diario personal fue publicado, con lo que llegó a cumplir su sueño, aunque post mórtem.

Ana Frank era una niña judía que, durante le Segunda Guerra Mundial, tuvo que esconderse junto a otras siete personas para escapar de la persecución de los nazis. Su refugio, la famosa “casa de atrás” de un edificio de oficinas en Ámsterdam, fue testigo de las primeras letras que la adolescente volcó en su diario íntimo sobre la dramática situación que le tocó vivir.

Ana había nacido el 12 de junio de 1929 en Fráncfort del Meno, Alemania. Su familia, formada por su padre, Otto, su madre y su hermana mayor, Margot, decide trasladarse a Holanda, hacia 1933, a raíz de la acuciante persecución de los judíos impulsada por el gobierno nazi.

Cuando los alemanes invaden los Países Bajos

Cuando los Países Bajos también son ocupados por los alemanes, que imponen severas medidas antijudías, Otto Frank pierde su empresa y sus hijas tienen que cambiarse a una escuela exclusiva para judíos.

En julio de 1942, la familia decide esconderse en el edificio donde funcionaba la fábrica de Otto, a la que se unen otra pareja con un hijo y luego, un dentista.

La agudeza de Ana Frank, la niña judía

Después de más de dos años de estar ocultos, los refugiados son descubiertos una noche de noviembre de 1942, y algunos de ellos, deportados a los temidos campos de concentración. Entre ellos se encontraba la pequeña Ana.

De los ocho prisioneros, el único sobreviviente fue Otto Frank, quien acabada la Segunda Guerra Mundial, encontró el manuscrito del diario de Ana entre las pertenencias de su familia, en el refugio que los había protegido durante tanto tiempo.

Así, la pequeña escritora sobrevivió a los horrores de la guerra y del exterminio, a través de sus agudas reflexiones que quedaron editadas por siempre en el libro El Diario de Ana Frank, originalmente llamado La casa de atrás.

Publicado en junio de 1947, y leído hasta hoy por millones de personas en todo el mundo, este libro conmovió y sigue impresionando a varias generaciones por la profundidad, la esperanza, la madurez y el encanto de Ana, quien contaba con escasos 16 años al morir, por desnutrición y penurias, en el campo de Bergen-Belsen.   

La herencia que dejó Ana Frank

Su convivencia con la familia y gente extraña, y el sometimiento a lo reducido del escondite, la enfrentan con las actitudes de sus padres y sus obligados compañeros de piso, por lo que empieza a analizar sus relaciones con las personas en el diario que le habían regalado para su cumpleaños número 13.

Pero, sobre todo, Ana confronta consigo misma, una adolescente que está cambiando en medio de una vida muy particular, una conducta de coraje y de confianza fiera en la bondad del ser humano, pese a que todo le mostraba lo contrario.

A la brillante Ana, igual que a todos sus compañeros, no le resulta nada fácil estar encerrada. Debe ser sigilosa, ya que ante el mínimo ruido podrían ser atrapados. En su diario recrea su frustración, pero más que nada, su esperanza, ejemplo para muchas personas en situaciones de sufrimiento: “Mientras puedas mirar el cielo sin temor, sabrás que eres puro por dentro, y que pase lo que pase, volverás a ser feliz”.

Google+

Tags: ,

Category: GENTE

¿Quién escribe? ()

Adriana Giannini es periodista, redactora especializada, docente, oradora y coach. Colabora con grandes medios y editoriales de Argentina y España. Sus temas predilectos son: salud, ciencia, psicología, sociedad, coaching y todo aquello que la impulse a investigar y a "educar" a través de la palabra, sus dos grandes pasiones.

Deja un comentario