La política: ¿enemiga de la organización?

| 21 marzo, 2014 | 1 Comentario

La política de Aristóteles

La política de Aristóteles es muy útil hoy día.

Desde hace tiempo, la política se ha instalado en nuestro imaginario colectivo como sinónimo de desorden y corrupción, sin embargo, podemos pensarla en clave diferente.

Fuertes desacuerdos, ausencia de voluntad, intrigas y “enfermedad” por el poder como fin en sí mismo, han propiciado importantes caos a niveles mundial y local. Con frecuencia, las dirigencias políticas son vistas como generadoras del problema y no como portadoras de solución. “La organización es caótica porque está todo muy politizado”, suele escucharse a menudo en una charla de bar, en un programa de TV, etc.
Un ámbito politizado aparece a priori como un ámbito “manchado éticamente”, “desviado de su función primigenia”, “distorsionado en sus objetivos” y hasta des-democratizado debido al “amiguismo” y la falta de transparencia. Sin embargo, la política, lejos de ser necesariamente la “culpable”, puede irrumpir en este escenario con una acepción positiva en su significado.

La política de Aristóteles

En la Grecia clásica, Aristóteles remarcaba la indispensabilidad de la política para que el hombre se definiera como ser humano: Siendo su marco de referencia la polis (ciudad), ”el hombre es, por naturaleza, un zoon politikón” (animal político).

Si este particular animal pierde su carácter político, pasa al estatus de bestia. Por lo cual, si pierde la relación con el entorno, pierde su condición humana. De ahí que la política de Aristóteles era la virtud a través de la que se relacionaban los hombres y organizaban la vida en la polis.

Características de la política

La concepción de Aristóteles nos permite inferir de la política características muy útiles para pensar una organización (especialmente, en el ámbito laboral). Ellas son:
  1. La complementariedad de funciones entre los ciudadanos. 
  2. La concepción de un todo social que antecede a las partes (“el hombre sin la polis es como la mano sin el cuerpo; tiene una existencia inútil”).

¿Para qué sirve la política?

Cuando nos preguntamos para qué sirve la política, podemos responder el interrogante desde una óptica positiva. Ella puede servir como un principio ordenador que regula las relaciones interpersonales hacia el interior de un grupo. Cuando se trabaja especialmente desde el liderazgo empresarial en esta dirección, se abren grandes posibilidades ya que:
  • A todo principio ordenador subyace un consenso previo. Es decir, una aceptación por parte de los integrantes, quienes se comprometen a cumplir con un estatuto/código de convivencia laboral.
  • La puesta en práctica de pautas acordadas propende a un comportamiento que deviene en costumbre con el tiempo.
  • El grupo gana autonomía en la resolución de conflictos internos debido a que cuenta con lo que se llama Principios Básicos Subyacentes. Entiendase, aquellas pautas sólidas sobre las que se erige el funcionamiento del conjunto
  • Los riesgos de discrecionalidad en las decisiones disminuyen porque proveen un marco de referencia al momento de resolver una imprevista disputa entre las partes.

Objetivo de la política en una organización

El presente artículo no intenta afirmar que la política por sí misma resuelve problemas con solo darle nuestro aval. Esta constituye un trabajo y compromiso para cada una de las partes, exige esfuerzos y no garantiza ausencia de transgresiones ni de contramarchas.
Lo que esta nota invita a pensar es que la política puede crear las condiciones para que eventuales dificultades sean procesadas con mayor capacidad a partir de reglas comunes.
En este sentido es oportuno afirmar que en una organización, el objetivo de la política podría ser un mayor nivel de armonía para la proyección eficiente hacia las metas propuestas. Lograrlo dependerá de qué connotación de política elijamos: ¿caos o equilibrio?, ¿amiguismo o reglas comunes?
Google+

Tags: ,

Category: POLÍTICA

¿Quién escribe? ()

Carolina Pérez Roux está próxima a recibirse de Lic. en Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires. Su investigación se basa en política comparada a escala regional y a estudios internacionales. Al respecto, se focaliza en la construcción de medidas de confianza y cooperación apoyándose en experiencias histórico-polìticas. También participa en congresos de la Sociedad Argentina de Analisis Político y en diferentes seminarios en la Universidad Di Tella.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. Eduardo Pérez Temperley dice:

    Querida caro: leí atentamente tu artículo y otra vez más, me pareció Muy Bueno. Al respecto es lamentable ver gente que suele expresar que la política o lo político no le interesa, como si no se dieran cuenta lo que les va a suceder por aquél desinterés, si las cosas van para mal y la co responsabilidad que tienen en dicho supuesto. Vos lo explicas muy bien y me encanta que te remontes y cites los clásicos, como en este caso los griegos en la figura de Aristóteles. Un beso grande y continúa. Te quiere, Eduardo.

Deja un comentario