Vas a ser abuela

| 4 marzo, 2014 | 0 Comentarios
Abuelas

Cada vez son más las abuelas jóvenes.

El embarazo adolescente ha aumentado la población de abuelas jóvenes. En esta nota, un breve repaso de lo que podría suceder tras el anuncio de un embarazo inesperado.

Para las adolescentes, confesarle a las madres que están embarazadas no es fácil, pero para las futuras abuelas, escuchar la noticia es todo un tema.  Las abuelas precoces podrían empezar por adivinar. Así la primicia disminuiría su efecto tsunami.

Suponer, por ejemplo, que si la hijita en cuestión está en edad de merecer, también lo está para cumplir con el deber de la especie. Por ende, al menos dude. “Pienso, luego dudo”…, diría esta abuela en potencia.

Si la moza está adolescentemente noviando: triplique la duda. Si la parejita de marras está trémula, como hipnotizando el piso de tanto mirar para abajo: danger. Espere al menos un ”mamá: tenemos que hablar”. Ser abuela joven no la exime del soponcio.

Futuras abuelas en shock

El shock que acarrea este tipo de anuncio es democrático: afecta a abuelas jóvenes de corta y mediana edad por igual. Pero puede atenuarse si una ve las señales y se prepara debidamente.

  • Desde la mínima sospecha al “mamá, tenemos que hablar”, tener siempre una silla a mano. Si su futuro yerno es caballeroso: llegado el momento se la alcanzará.
  • Los vasos con agua no están solo para absolver las malas vibras. Es recomendable tomar agua, pues esto la ayudará a superar el ataque que la noticia causará  y, además, ningún improperio saldrá airoso si no atina ni a hablar.
  • Tenga a bien inhalar y exhalar como en las clases de yoga y respiración. No estaría mal recordar los mantras y los sutras. No, no, las posturas del kamasutra no serían oportunas en este preciso momento.

Otros consejos para abuelas jóvenes

Si logró amainar un poco la tensión, no lo arruine con preguntas del tipo: “Dime, criaturita de Dios, ¿lo sabe tu padre?”. O la clásica: “Dime, preciosura, ¿desde cuándo estás embarazada?” . Porque seguro que desde ayer no fue. Además, Dios pregunta menos y perdona. .

Cuente las nueve lunas en silencio o mentalmente. Los nervios estarán muy sensibles para algo que no sea un susurro. Con la ansiedad de la primeriza, no habrá nadie para preocuparse de la sección abuelos.

Mejor guarde fuerzas para más tarde. Y después de todo esto, relájese, que lo mejor está por venir dado su nuevo estado: abuela joven, sexy y moderna.

Google+

Tags: ,

Category: FAMILIA

¿Quién escribe? ()

Mónica Beatriz Gervasoni. Argentina. Periodista. Colaboró con las revistas Uno Mismo, Sex Humor y Kiné. Desde hace diez años, colabora con distintos medios online: la revista En Plenitud (con notas humorístico-costumbristas), el magazine Concepto de Mujer, el Mensajero Diario, Victoria Rolanda, etc. Actualmente, es asistente de la Sra. Cristina Wargon, periodista, escritora y humorista.

Deja un comentario