La eterna sombra de Edgar Allan Poe

| 20 febrero, 2014 | 0 Comentarios
Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe (1809-1849).

A pesar de haber estado signada por la pobreza, la orfandad y los excesos, la vida de Edgar Allan Poe fue muy fructífera en el plano artístico. 

Edgar Allan Poe nació en Boston el 19 de enero de 1809. Hijo de padres actores y huérfano a temprana edad, fue acogido por la familia Allan y, durante toda su vida, mantuvo una relación muy tensa con quien fuera su padre adoptivo.

Desheredado y en bancarrota, Poe encontró en la escritura un modo de supervivencia económica. Su obra logró sobrevivir por encima de la tragedia y aún hoy nos ofrece el legado de oscuridad, pasión y turbulencia que fundaría el género policial.

Edgar Allan Poe, una vida en la oscuridad

A pesar del drama familiar y los reveses económicos por los que atravesaba, Poe dedicó su existencia a la escritura, tanto de ensayos como de cuentos, poemas y una única novela.

Se desempeñó como crítico literario en algunas publicaciones de la época, y la agudeza y polémica con las cuales redactaba sus palabras le valieron algunos enemigos entre sus colegas escritores.

Poe: vida y obra

La fama literaria de Poe creció a partir de la publicación de sus cuentos y poemas, en los cuales predomina lo siniestro, la oscuridad, las pasiones turbulentas y la violencia que marcaron su vida.

Fue un hombre torturado por sus vicios y atormentado por la muerte de sus seres queridos. En 1847, luego de la muerte de su esposa, Virginia Clemm, experimentó la peor depresión de su vida y se entregó definitivamente a las drogas y el alcohol.

Durante su estadía en Baltimore, en 1849, fue encontrado en la vía pública en un estado calamitoso y trasladado al hospital donde moriría días después de ese episodio.

Obras de Edgar Allan Poe

Tanto sus poemas como sus cuentos siguen siendo considerados piezas fundamentales dentro del panorama de la literatura universal. Entre sus poemas, célebres no sólo por su temática perturbadora, sino también por su sonoridad y ritmo, se encuentran: El cuervo (The Raven, 1845), Las campanas (The Bells, 1849), Ulalume (1831) y Annabel Lee (1849).

Sin embargo, en los cuentos de Poe su genio también se despliega y reproduce: en ellos abundan las intervenciones sobrenaturales, la muerte, la crueldad humana, los espacios hostiles, los destinos fatales y los personajes infelices.

Todos estos elementos fueron considerados por la crítica moderna como definitorios en la génesis de lo que posteriormente se convertiría en el género policial y el género de terror.

Algunos de los mejores libros de Edgar Allan Poe son: La caída de la casa Usher (The Fall of the House of Usher), Los crímenes de la calle Morgue (The Murders in the Rue Morgue), El pozo y el péndulo (The Pit and the Pendulum, 1842), El misterio de Marie Rogêt (The Mystery of Marie Roget, 1843), El corazón delator (The Tell-Tale Heart, 1843), entre muchos otros.

El legado de Edgar Allan Poe

A pesar de que los aspectos más oscuros de su vida fueron los que más renombre obtuvieron, especialmente después de fallecido el autor, estos nunca pudieron opacar el valor y la calidad de su arte.

Fue de la mano de Charles Baudelaire que su obra se hizo conocida en Europa, y su influencia fue tan inmensa que sus escritos se transformaron en referencia fundamental para la literatura fantástica que le sucedería.

Baudelaire alguna vez afirmó que la bebida en Poe funcionaba como un “arma homicida”, y que bebía “para poder matar algo adentro suyo que se resistía a morir”. Paradójicamente, esos demonios que tanto lo torturaron siguen siendo para nosotros, sus lectores, motivo de deleite.

Google+

Tags: ,

Category: GENTE

¿Quién escribe? ()

María Emilia Castilla es profesora de Letras egresada de la Universidad de Buenos Aires, y desde hace más de seis años trabaja en el ámbito docente. Ha publicado artículos en medios gráficos y durante los dos últimos años, se ha desempeñado como columnista literaria en el programa radial “Cuestión de Actitud” (FM Urquiza -91.7 MHz).

Deja un comentario