¿Cómo se forman los glaciares y qué los amenaza?

| 4 febrero, 2014 | 0 Comentarios
Glaciares

El hielo de los glaciares se está derritiendo aceleradamente. Foto: morguefile.com

La nieve acumulada año tras año se compacta, y en las capas más profundas se fusiona y recristaliza transformándose en glaciares.

En una rápida definición de los glaciares diremos que son enormes masas de hielo ubicadas en zonas cercanas a los polos y montañosas. Su tamaño depende del clima de la región donde se encuentran. Son una enorme reserva de agua dulce: más del 75% del planeta.

Formación de los glaciares

Si la precipitación anual de nieve supera la cantidad evaporada en verano, estarán dadas las condiciones para la formación de los glaciares.

Antes de convertirse en hielo glaciar, la nieve que ha sobrevivido en la superficie terrestre de un año para otro alcanza forma de neviza, el tipo de hielo que resulta de la transformación de la nieve al comprimirse, fundirse parcialmente y recristalizarse. El resultado de este proceso es una masa compacta: el glaciar.

¿Cómo crecen y decrecen los glaciares?

Acumulación: los glaciares crecen con la adición de nieve y otros tipos de hielo. El proceso del crecimiento y establecimiento del glaciar se llama glaciación.

Ablación: los glaciares pierden masa por fusión de hielo en agua y el desmembramiento de témpanos.

Desplazamiento de los glaciares

Hasta que la reserva de nieve alcanza los 50 metros de espesor, el hielo es un sólido quebradizo. Sobrepasado ese límite, será un material plástico que fluye.

El hielo glaciar alberga capas de moléculas que se desplazan unas sobre otras ―el inferior se mueve más lento que el superior―, cuando el peso sobrepasa las fuerzas de los enlaces que las mantienen unidas.

Existe otro tipo de desplazamiento, llamado basal, que es el que se produce cuando el glaciar entero se desplaza sobre el terreno.

La fricción y la pendiente en el desplazamiento de los glaciares

Los glaciares de montaña se ubican donde antes había corrientes de agua, por eso se los denomina glaciares alpinos o de valle. Pueden ser cortos o extenderse por cientos de kilómetros, y a veces se dividen en lenguas. Avanzan muy lentamente por los valles glaciares.

Pero la suma de la masa de los miles de glaciares alpinos del mundo resultaría pequeña comparada con la masa de los glaciares polares o de casquete, que se localizan en los polos, áreas favorables para la acumulación de hielo por la escasa radiación solar.

Estos glaciares abarcan enormes extensiones, se supone que ocupan el 10% de la superficie terrestre, y fluyen en todas direcciones ocultando toda la superficie. En sus costas suelen verse grandes masas planas de hielo flotante, plataformas glaciares.

Retroceso de los glaciares

Los hielos se derriten a ritmo acelerado. El 85% de los glaciares andino-patagónicos presentan evidentes signos de retroceso.

Entre los factores naturales de deshielo podríamos nombrar a las oscilaciones cíclicas en la radiación solar. Pero el calentamiento global es uno de los factores que más influye. Los científicos afirman que el proceso es más rápido de lo que se suponía.

Además, los glaciares encogen verticalmente: existen unos estanques en la superficie, los lagos glaciares o supraglaciares, que pueden favorecer el derretimiento.

Por suerte, existe una Ley de glaciares que prohíbe la liberación de elementos contaminantes, y la exploración de hidrocarburos y minera en los glaciares y periglaciares.

Parque Nacional Los Glaciares

Ubicado en Andes Australes, al sudoeste de la provincia argentina de Santa Cruz, en el límite con Chile, esta belleza natural ―compuesta por montañas, lagos y bosques— fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1981.

Los glaciares más famosos del parque están en el Lago Argentino: el Perito Moreno, sobre el Brazo Sur, y el Glaciar Upsala, sobre el Brazo Norte.

Google+

Tags: ,

Category: NATURALEZA

¿Quién escribe? ()

Claudia Cortalezzi es escritora y redactora. Cofundó "La Abadía de Carfax" —con Marcelo di Marco y otros—, y antologó el 3º libro de este círculo de horror y fantasía. Escribe ficción y es redactora de libros de información. Coordina talleres de corrección literaria. Tiene varios cuentos premiados y participó en antologías en Argentina, España, Libia y Perú. Su novela, "Una simple palabra", fue editada por Andrómeda, en 2010.

Deja un comentario