¿En qué consiste la ley Parot?

| 21 noviembre, 2013 | 0 Comentarios
Ley Parot

La ley Parot está en entredicho.

Confusión respecto a la manera de aplicar la ley Parot por parte del Tribunal Constitucional. Irregularidades que vulneran el derecho a la libertad del reo.

La ley Parot combatía la injusticia de no cumplir las penas por crímenes seriales, pero acabó transformándose, por mero trámite del consejo de magistrados, en una doctrina injusta, según el punto de vista del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH). Todo fruto de la “vulneración” de los derechos de los reos en el cálculo y la aplicación de la ley para cada caso, lo que influyó en la libertad penal de terroristas, asesinos, violadores, etc. 

Ahora, la doctrina Parot es sinónimo de una serie de beneficios para los presos más peligrosos e, incluso, de indemnizaciones monetarias por resolución del TEDH, y contrariamente al Tribunal Supremo, organismo que la creó.

Antecedentes de la inservible ley Parot

La confusión de una doctrina Parot, inservible, y los distintos casos únicos en los que está implicada, han supuesto una serie de reformas votadas y obligado a los magistrados a revisar la ley y su aplicación mediante una colaboración judicial entre el Tribunal Constitucional y la Audiencia Nacional.

Esto ha dejado expuesta a una doctrina que creó jurisprudencia en torno a una serie de beneficios para el reo, tanto en la pena como en indemnizaciones monetarias por vulneración de sus derechos.

Un etarra, acusado de terrorismo en el año 2006 por cargar con 82 asesinatos sobre sus espaldas, puso en jaque a la justicia debido a un código penal obsoleto y blindado, el mismo que ha vuelto a poner en evidencia los problemas de “interpretación” del poder judicial.

En esta ocasión, otra etarra no sólo ha vuelto a poner a examen a la justicia y nuestros derechos, sino que también ha logrado llevar su “caso” hasta el TEDH. Ella solicita su excarcelación por no haberse aplicado bien la doctrina Parot por el Tribunal Constitucional, lo que habría vulnerado su derecho a ser libre y a recibir una cuantiosa indemnización.

¿En qué consiste la ley Parot?

La ley Parot nació debido a una exorbitante suma de crímenes sin castigar. Resulta que alguien podía matar a 200 personas y solo cumplir 30 años de cárcel gracias al derogado código penal de 1973.

En este código quedaba establecido el sucesivo derecho de amparo al criminal, quien sólo pagaría por su primer delito. Así de doloroso fue el parto de la doctrina Parot para combatir el delito serial.

¿Qué es la ley Parot?

La ley Parot es una penalización aplicada a cualquier tipo de delincuente que haya cometido varios crímenes de manera serial. Se deduce entonces que es una orden de cumplimiento, como sistema de condena, en la que el reo cumple su pena por cada delito cometido, hasta cubrir todos los crímenes perpetrados en su conjunto.

Comenzaría desde las penas más graves —con la máxima en cada uno de los delitos— hasta las más moderadas o menores. El límite máximo de pena registrado en el código penal es para los delitos más graves: entre 20 y 40 años.

El fundamento principal estipula que el criminal pague por todos sus delitos correlativamente, y no por un único delito, como recogía el antiguo código penal de 1973 (este establecía una pena única y dejaba de lado cada crimen serial).

De esta manera, la doctrina Parot establece el cumplimiento de la condena de manera sucesiva y con el máximo permitido por la ley para cada delito cometido.

La ley Parot en España

Una vez que la doctrina Parot ha sido tumbada por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, pende del hilo la resolución que se llevará a cabo por el Tribunal Supremo. El TEDH considera que la ley Parot se ha aplicado en casos irregulares y arbitrarios, lo que ha vulnerado los derechos de los presos más sanguinarios y peligrosos que no pudieran estar menos de 30 años en la cárcel.

En resumidas cuentas: supuestamente se ha “vulnerado” su derecho a la libertad, al aplazarla, y por aplicarse la ley Parot en el momento de su excarcelación, hecho que le impediría gozar de una serie de beneficios en la reducción de los años de condena.

El pleno de lo penal de la Audiencia dice ser consciente de que debe aplicarse a los casos en que estén en las mismas circunstancias. Algunos pocos tendrán la opción de que se calcule su salida de prisión, restándole los beneficios penitenciarios a aquellos que el licenciamiento de la doctrina Parot no les fue impuesta por no estar vigente.

Ahora mismo el Tribunal Supremo es la última opción para saber cómo se debe aplicar la sentencia de Estraburgo respecto a la doctrina Parot y su futuro.

Últimas noticias sobre la ley Parot

En medio de toda la situación tan delicada que se ha generado en torno a la ley Parot, esta llega a manos de su creador, el Tribunal Supremo. La institución ha creado un pleno no jurisdiccional con carácter extraordinario. ¿El motivo? Debatir si se debe mantener o anular la doctrina Parot, saber cómo aplicarla y en qué casos será desautorizada por su génesis retroactiva.

¿Realmente estamos ante una justicia que funciona, o más bien ante una lucha ideológica que deja a distintos órganos judiciales e instituciones extranjeras (representativos de los derechos humanos) simplemente como “buenos” y “malos”?

Google+

Tags: ,

Category: POLÍTICA

¿Quién escribe? ()

Diplomado en Administración Superior de Sistemas de la Información y nacido en Madrid, Juan Herrón ha colaborado con diversos ensayos, cuentos y poemas en diversos medios literarios, como Pluma y Tintero, y Revista Justa Ediciones. Además, ha publicado sus obras en distintas plataformas: Barnes and Noble, Casa del Libro, Amabook, etc. Es autor de varias obras publicadas en formato digital por las editoriales Oxel Portilla Foundation, Tampa, EEUU; Emooby, en Portugal y Amarante, en Salamanca. Amante de los géneros de misterio, policíaco y ciencia ficción, ha colaborado en los principales portales sobre terror de la red, lo que le ha posibilitado crearse su propio espacio. Actualmente, es representado por la institución literaria Agencia Autores.

Deja un comentario