Teo y Jimmy tienen razones para celebrar

| 8 julio, 2013 | 1 Comentario
Matrimonios gay en Estados Unidos

Matrimonios gay en Estados Unidos hacen valer sus derechos.

La reciente victoria obtenida por los matrimonios gay en Estados Unidos también es un triunfo para la sociedad en general, aunque ciertos sectores conservadores estén en su contra.

Como otros matrimonios gay en Estados Unidos, Teo y Jimmy cargaban sobre sus hombros el peso de la ley de Defensa al Matrimonio (DOMA). Contrario a los derechos que amparan a las uniones heterosexuales, esta normativa evitaba que parejas como ellos obtuvieran determinadas ventajas médicas, fiscales y sociales.

Por fortuna, todo eso ha cambiado con la reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia, decisión recibida con júbilo por la comunidad homosexual y grupos a favor de sus derechos, pero con descontento y hasta enfado por parte de ciertos sectores conservadores.

Matrimonios gay en Estados Unidos celebran el triunfo

“A partir de ahora tendremos los mismos derechos que las parejas heterosexuales. Ya era hora de que se nos tuviera en cuenta, de que nos valoraran como lo que somos: personas completamente normales”, comenta Teo, 34 años, originario de Colombia.

Entretanto, Jimmy —38 años, estadounidense— subraya que “la gente homófoba debe aceptar que los gays y las lesbianas merecemos un espacio en la sociedad, pero no uno cualquiera: uno en el que se respeten nuestros derechos por encima de cualquier otra cosa”.

Evidentemente felices con el fallo de la Corte Suprema, ambos saben que en lo adalante estarán protegidos por la ley. “Estamos en el siglo XXI, por Dios. Ya no debe haber lugar para pensamientos retrógradas. Por suerte, la Corte así lo ha determinado”, puntualiza Teo.

En consonancia con este sentir, el portavoz del National Gay and Lesbian Task Force, Pedro Julio Serrano, ha dicho en televisión que esta “es una victoria extraordinaria”, al tiempo que ha remarcado: “La igualdad ante la ley debe ser para todos los seres humanos”.

Este es un pensamiento que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defiende también: “Las leyes de nuestra tierra se están poniendo al día con la verdad fundamental que millones de estadounidenses albergamos en nuestros corazones: cuando todos los estadounidenses son tratados como iguales, sin importar quiénes sean ni a quiénes amen, todos somos más libres”.

Sectores opuestos a fallo de la Corte Suprema

Como era de imaginarse, los sectores contrarios a este fallo no se hicieron esperar. Organizaciones ético-religiosas y otras de diversa índole han mostrado su descontento explícitamente a través de los medios de prensa.

Para el presidente de la Coalición Nacional Latina Evangélica por la Justicia, doctor Yuri Mantilla, el pronunciamiento a favor de la comunidad homosexual “es una decisión pésima” y “una imposición de la Corte Suprema”.

En su opinión, se trata de “una violación al principio constitucional fundamental de que es el pueblo quien decide estos temas, a través de los representantes elegidos democráticamente”.

Bastante similar piensa el presidente del Ethics and Public Policy Center de Washington, Ed Whelan, quien considera al fallo contra la DOMA “como un grave acto de anarquía judicial”.

Según Whelan, “es hora de que los estadounidenses trabajen para restaurar la cultura del matrimonio y restablecer el vínculo intrínseco entre este, la procreación responsable y la crianza de los hijos, en lugar de redefinir el matrimonio para negar ese vínculo vital”.

Estados Unidos frente a los derechos de los homosexuales

En la actualidad, la unión legal entre personas del mismo sexo es posible en el Distrito de Columbia y en 13 estados de la unión americana: Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire, New York, Maine, Maryland, Washington, Rhode Island, Delaware, Minnesota y California.

En cuanto a la población como tal, dos encuestas efectuadas recientemente han dejado por sentado que la mayoría de la gente está a favor de los avances conseguidos por la comunidad gay.

El primer sondeo, realizado por el diario USA Today, ha revelado que el 48% de los estadounidenses apoya la decisión del Tribunal Supremo, mientras que el 43% no la aprueba. Algo parecido ha reportado la encuesta dirigida por el centro Pew. Según esa entidad, el 45% de los interrogados dijo que estaba de acuerdo, mientras que un 40% refirió que se oponía.

A todas luces, es evidente que —tanto la cabeza del poder judicial en EE.UU, como el presidente de la nación y la mayor parte de los estadounidenses— están a favor de respetar y hacer valer los derechos de los homosexuales. Poco tienen que hacer ya quienes se han opuesto (y oponen) a tan justo y largamente esperado consenso.

Google+

Tags: ,

Category: PAREJA

¿Quién escribe? ()

Magdiel Lachet es una periodista española interesada en el periodismo digital y las nuevas aportaciones de la web 2.0. Actualmente, se desempeña como redactora-editora independiente y prepara un par de libros electrónicos. La motivan muchos temas, pero, en especial, los sociales, científicos, sanitarios y culturales.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. Carolina Pérez Roux dice:

    Muy buen artículo.Las resistencias culturales a la igualdad de derechos inevitablemente persistirá, pero es indudable que la tendencia actual va felizmente por buen camino y de modo irreversible. Felicitaciones

Deja un comentario