Jack el Destripador: itinerarios trazados con sangre

Jack el destripador

Las víctimas de Jack el Destripador.

Jack el Destripador fue uno de los asesinos más célebres de la historia, pero su verdadera identidad ha permanecido en el anonimato. Descubra los vestigios de un pasado donde ciencia y leyenda se ensamblan para narrar una de las versiones más siniestras de la ciudad.

Londres, 1888. La violencia y el miedo ensombrecen las calles de la gran capital victoriana. Los rumores de un asesino serial suelto conocido como Jack el Destripador se propagan rápidamente desde los callejones más inhóspitos de la ciudad.

Mientras la realeza  disfruta de sus espectáculos en el Royal Albert Hall, los más carenciados ahogan sus penas en algún bar del distrito de Whitechapel. Con suerte, algunas prostitutas consiguen sus clientes en el pub The ten bells y otras, las menos afortunadas, se convierten en las víctimas de esta época convulsa.

Jack el Destripador y las venas abiertas de Londres

Lejos de la majestuosidad del Palacio de Buckingham, el encanto natural del Hyde Park o la solemnidad religiosa de la Abadía de Westminster, el East End es una postal londinense que pocos se llevan a sus casas.

Este barrio fue la cuna de una sociedad que Charles Dickens bien supo retratar, donde la pobreza y la marginalidad gestaron –sobre todo durante la oleada de inmigrantes del siglo XIX– un escenario en el que delincuentes, prostitutas y criminales han vivido a la sombra del Imperio británico.

Así, para Mary Ann Nichols las noches en el East End parecen repetirse como un producto de fabricación en serie. Pero en la madrugada del 31 de agosto de 1888 se convertirá en primera víctima oficial de Jack el Destripador, y en una esquina de la actual Durward Street sonará la última nota de esta melodía desencadenada.

Inicio del “otoño del terror” en Londres

Lo que al principio parecía un homicidio aislado, cambió completamente el 8 de septiembre cuando se añadieron nuevas pistas al curso de la investigación policial y las aguas de este río místico comenzaron a desembocar en un puerto desconocido.

El cuerpo de Annie Chapman, una prostituta de 47 años, fue hallado en el patio de una casa de inquilinato ubicada en el número 29 de Hanbury Street. El corte profundo en la garganta, el tajo en el abdomen, así como los órganos esparcidos alrededor del cadáver, denunciaban al mismo artífice del asesinato anterior y los rumores empezaron a cincelar el nombre de Jack el Destripador.

No obstante, la sed de sangre no fue saciada por completo y tres semanas más tarde, Jack the Ripper preparó un doble banquete mortal: Elizabeth Stride y Catherine Eddowes fueron asesinadas la noche del 30 de septiembre con una hora de diferencia.

En el cruce de Henriques Street y Commercial Road se produjo el célebre “homicidio interrumpido” donde, a los pocos minutos de haber surcado un profundo tajo en la garganta de Elizabeth Stride, fue sorprendido por un portero de un edificio lindante.

Así, el destino fatal de Catherine Eddowes, cuyo cuerpo fue mutilado sin clemencia en Mitre Square, coronó de espinas a la madrugada bautizada como “la noche del doble evento”.

Últimos rastros de Jack el Destripador

Desesperada por la imposibilidad de pagar la renta de una austera habitación ubicada en Dorset Street, la prostituta irlandesa de 25 años conocida como Mary Jane Kelly vio la luz por última vez el 9 de noviembre de 1888. Como último eslabón de una cadena infernal, su muerte cerró el ciclo de los célebres asesinatos de Whitechapel.

Y aunque 125 años más tarde Jack el Destripador no cunde el pánico como en aquel entonces, su nombre todavía evoca una leyenda que envuelve de misterio a las calles del East End, pues su verdadera identidad continúa siendo un enigma que no se ha logrado desentrañar.

Google+

Tags: ,

Category: CRÓNICAS, TURISMO

¿Quién escribe? ()

María Belén Ziade nació en Buenos Aires, en 1986. Estudió Turismo en la Universidad Abierta Interamericana y Letras, en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Ha colaborado en las revistas literarias Prosofagia, Fábula y Deteniendo al mundo, esta última publicada por alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

Comentarios (3)

Ir al inicio | RSS

  1. Pilar plaza dice:

    Querida Belu! Interesante tu articulo, me alegra saber que estas escribiendo, te mando un gran beso.

  2. Hola María Belén.

    Ante todo te felicito por el alto nivel que exhibe este artículo, que aunque breve y conciso es sumamente interesante.
    Está claro que te has informado y documentado correctamente al respecto, ilustrando muy bien así a los lectores sobre la historia de este legendario asesino en serie.
    En caso de que desearas tener mayor información sobre el tema, (publiqué dos libros sobre este asunto que puedes leer por internet: “El monstruo de Londres” y “Jack el Destripador. La leyenda continúa”) no dudes en mandarme un mail a mi correo gabpombo@gmail.com

    Gabriel Pombo

    • MARÍA BELÉN ZIADE dice:

      Hola Gabriel,

      Muchísimas gracias por tu comentario. Un gran halago, sobre todo viniendo de un especialista en el asunto. Me encantaría leer los libros con las investigaciones que has realizado sobre Jack el Destripador. Es un tema tan fascinante que, como queda evidenciado, trasciende fronteras. Ahora mismo me pongo en contacto contigo y, desde ya, te agradezco por haberte contactado conmigo.

      Belén

Deja un comentario