Jimena Sarmiento Barrita: “La pintura refleja mis emociones”

| 2 mayo, 2013 | 1 Comentario
Jimena Sarmiento Barrita

Jimena Sarmiento Barrita, pintora oaxaqueña.

Jimena Sarmiento Barrita es una pintora oaxaqueña en ciernes, que nos comparte su experiencia, sus metas y su opinión sobre la pintura en la actualidad.

Jimena Sarmiento Barrita es una pintora con talento nato, originaria de Oaxaca (México) y establecida en Francia desde muy corta edad. Impulsada por la vena artística de su familia materna, hace dos años tocó el pincel por primera vez y en ese instante, descubrió su don para la pintura, en el que confluyen dos culturas: la francesa y la oaxaqueña. Sus obras son el reflejo de sus travesías, recuerdos, pensamientos y sentimientos.  Actualmente alterna su oficio de pintora con sus estudios de Letras Modernas Aplicadas en la Universidad de La Sorbona, en París.

-¿Cómo descubriste tu talento artístico?

En una ocasión hice el retrato de un chico que fue mi novio, y como no me salió tan mal, seguí intentando. Así descubrí la pintura.

-¿Has recibido el apoyo de tus familiares?

Sí. Por suerte, la gente que me rodea, como mi mamá y mi familia, me apoyan mucho. Han comprado mis cuadros y gracias a esos ingresos, invertí en la compra de material para pintar.

-Para ti, ¿qué es la pintura y qué importancia tiene en tu vida?

Para mí, es más que todo, algo natural. A veces, no pinto durante mucho tiempo, pero cuando lo hago, pinto muchos cuadros de seguido. Es una manera de explorar emociones, de exteriorizarlas y sentirme mejor. A diferencia de la escritura, que es más larga y compleja, en mi experiencia, la pintura es un arte que permite la expresión inmediata de una emoción. Es una terapia para mí.

Jimena

"Algo hay dentro de mí".

-Es como un refugio donde expresas tus sentimientos y pensamientos…

Sí. Es también una manera de compartirlos, en el sentido que así los demás saben cómo me siento, y a veces, pueden llegar a sentir [lo mismo] también.

-¿Con qué corriente artística te identificas y por qué?

No me identifico con ninguna corriente en específico, pero sí es cierto que siempre intento recordar el folclore oaxaqueño, como los atuendos, la joyería, las flores. Generalmente, mis personajes son de tez morena, como yo, aunque también mezclo influencias francesas, como los colores. Mi inspiración principal deriva de la tradición oaxaqueña, supongo porque es una cultura que, desde el punto de vista interno y externo, me maravilla y a la vez me lastima; y al ser mi ciudad natal, se me facilita utilizarla y pensarla para expresar mis emociones.

-¿Cómo defines tu estilo y qué buscas en tus trabajos?

Yo lo definiría como muy cándido. No he tomado ningún curso o clase alguna, carezco aún de la técnica, sin embargo, a pesar de esas dificultades, siempre busco transmitir emociones. Me gustan mucho los autorretratos; son para mí la vía de exorcizar sentimientos negativos y situaciones.

-¿Qué diferencia hay entre perfeccionar la pintura en un taller en Francia y en uno de Oaxaca?

jimena

"Del invierno y de París".

En Oaxaca, ofrecen clases cuyos precios son accesibles, por lo que aproveché para recibir algunas de dibujo humano el verano pasado, en la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO). Reconozco que es una institución maravillosa. ¡Cómo me gustaría que hubiese más [similares] en el mundo!

En cambio, en París, debido a la alta concentración de población, la vida es muy cara y las tarifas para clases de pintura son excesivas. Para poder asistir a las escuelas públicas tendría que haber descubierto mi gusto por la pintura mucho antes, desde la preparatoria, o haber escogido una carrera artística. Aunque conozco lugares de provincia en los que imparten clases, en París, desafortunadamente, no hay sitios que favorezcan el desarrollo artístico popular.

-Es lamentable que no estén al alcance de todos como sucede en la CCO.

Quizás en París sea menos necesario, ya que aquí el arte está por todas partes: exposiciones, eventos, artistas… Los parisinos conocen y disfrutan del arte en sus numerosas formas, por eso tanta demanda de clases de pintura y su alto precio. Creo que en México, tristemente, el gusto hacia los diferentes tipos de arte se reduce a ciertos ámbitos específicos.

-¿Con qué técnicas trabajas más? ¿Hay alguna en especial que se te dificulte o todas son iguales al ejecutarlas?

Empecé a pintar con óleo y esa es la técnica con la que mejor me acomodo. He intentado con acuarela y pintura acrílica, pero no me acoplo bien. Me gusta probar nuevas técnicas; lo que pasa es que mi espacio es limitado y las telas son caras, por eso trabajo mucho sobre papel. Pintar óleo sobre papel y sobre tela es muy diferente, pues el papel absorbe el aceite y la pintura seca más rápido. Es algo distinto y una técnica que me es propia. 

Jimena

"Stopping by Woods on a Snowy Evening".

-Veo que al plasmar una imagen sueles incorporar fragmentos poéticos, ¿cómo lo conjugas? 

Leo y he leído mucha poesía. A menudo, los versos me inspiran imágenes y son estas recreaciones las que intento plasmar. A veces, cuando leo cosas que he llegado a sentir, me inspiro en una imagen personal. Otras veces, siento que la pintura necesita explicación; en esas ocasiones, busco poemas que me ayuden a completar el mensaje que quiero transmitir.

-¿Sueles titular tus imágenes con algún fragmento poético?

No. Las poesías son sólo un anexo. El título suelo inventarlo una vez terminada la pintura.

-También he notado que en tus pinturas transmites un mensaje sobre el amor maternal, lo que denota el fuerte vínculo que existe entre tu mamá y tú.

Mi mamá siempre se ha interesado en el arte, sobre todo, el oaxaqueño. En nuestra casa, tenemos obras de artistas como Rodolfo Morales, Raúl Herrera, Rolando Rojas y muchos más. Supongo que todos ellos me han inspirado también. Y claro, mi mamá me apoya mucho en todo lo que hago y me propongo. También tuve la preponderancia de mi tía Tanivet –qué en paz descanse-, quien fue una gran artista. Su imaginación, sus colores, su manera de transmitir y plasmar las emociones, ejercen una gran influencia en mí.

Jimena

"Mal de amores".

-De todas las pinturas que has realizado, ¿cuál es tu predilecta o con cuál te identificas más? ¿Por qué?

No tengo una pintura favorita, aunque “Del amor y del invierno” es muy significativa para mí. Es una pintura en la que aparezco con mi perro y mi mejor amigo. Más allá de eso, siento que entre más pinto, más experiencia voy ganando. Siento que lo mejor está aún por venir.

-¿Qué esperas de ti como artista en el futuro?

En lo ideal, me gustaría que en un futuro, la creación artística tenga un papel más primordial. Tanto la escritura como la pintura son dos partes importantes de mi vida que quiero desarrollar. Espero perfeccionar la técnica y poder montar una exposición algún día, en París y en Oaxaca; diría que esa es mi primera meta.

Google+

Tags: ,

Category: ENTREVISTAS, GENTE

¿Quién escribe? ()

Licenciada en Derecho y Comunicación, Máster en Edición del IUP de las universidades Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y Autónoma de Alicante. Apasionada de las artes. Ha editado publicaciones culturales de la Secretaría de las Culturas y Artes de su ciudad, donde actualmente labora.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. natalia ferrete dice:

    felicidades jime !!

Deja un comentario