Nutrición del niño pequeño: pasos a tener en cuenta

| 5 diciembre, 2012 | 0 Comentarios
Nutrición del niño

La nutrición del niño es un factor clave en su crecimiento. Foto: morguefile.com

Los adultos en función del cuidado de los infantes deben conocer todo sobre la nutrición del niño. Un cuerpo y una mente sanos son producto de una buena niñez.

La nutrición del niño constituye uno de los pilares en el cuidado del menor. Las costumbres alimenticias adquiridas en la niñez le ayudarán al infante a evitar muchas de las enfermedades crónicas no transmisibles que tanto afectan a la sociedad de hoy, como la hipertensión arterial y la diabetes mellitus, entre otras.

Nutrición del niño pequeño

Es recomendable lactar al bebé los primeros seis meses de vida, pues los niños muy pequeños tienen un sistema digestivo muy inmaduro. Obviamente, el alimento básico debe ser la leche materna.

Este producto lácteo está disponible siempre, a la temperatura adecuada y en perfecta higiene. Además, provee al niño de los minerales necesarios para su desarrollo y de un carbohidrato que ayuda a la flora intestinal ante las temidas diarreas.

Nutrición del bebé 

La lactancia materna también ayudará en la nutrición del bebé, pues hará posible que su pequeño reciba las inmunoglobulinas, complementos inmunitarios protectores. Un niño alimentado con leche materna estará protegido ante las infecciones, las deshidrataciones, las anemias, entre otras enfermedades.

La leche de vaca tiene mucho fósforo, pero éste compite por la buena absorción del calcio, el que es muy necesario para el desarrollo óseo. Además, este alimento contiene un exceso de proteinas que son eliminadas por la orina en forma de amoníaco y pueden producir dermatitis o irritación en la zona genital de su hijo. Apueste por la leche materna y tendrá más éxito.

Alimentacion del niño luego de los seis meses

Existen tablas que recomiendan el patrón a seguir en cuanto a la alimentación del niño en el período de los seis meses al año. Consúltelas, pero tenga en cuenta lo siguiente:

  • Introduzca los alimentos de uno en uno para identificarlos mejor en caso de una reacción alérgica.
  • De pequeñas cantidades del alimento, como una cucharadita, y aumente las porciones en su dieta habitual de manera paulatina.
  • Prefiera los trocitos de fruta natural antes que los jugos.
  • Con dos comidas al día, una de frutas y otra de vegetales con algún tubérculo, más sus cuatro tomas de leche, estará bien alimentado.

Relación de la nutrición del niño con la  falta de apetito

Durante su primer año de vida, los niños tienen un acelerado crecimiento y ello necesita un balance de alimentos ricos en nutrientes para lograr el debido incremento en peso y talla. De un aproximado de tres kilogramos al nacer, pasan a 10 al término del primer año.

Sin embargo, despues de ese período y a pesar de desarrollar una mayor actividad física, sus necesidades alimenticias no son tan grandes. Siguen creciendo, pero no lo hacen con la misma rapidez que durante su primer año de vida. Es por ello que los padres, acostumbrados a un voraz apetito anterior, se desconciertan ante la disminución del mismo durante el segundo y tercer años de su hijo.

Los lácteos y la falta de apetito en el niño

Si bien los bebés digieren muy bien la leche materna, existen cambios a partir del primer año. Esos cambios ocurren lentamente desde los seis meses, pero son imperceptibles. Su sistema digestivo comienza a asimilar otros alimentos, y al término del año y medio más o menos, la digestión de los comestibles suele ser mejor que la de los lácteos.

Esto trae como resultado un procesamiento lento de la leche, la que se mantiene durante más tiempo en el sistema digestivo. Si usted le da un vaso de leche a un niño de dos años, no espere que a las dos horas quiera comer algo más; pues estará lleno. Claro, recuerde que no todos los pequeños son iguales: ¡hay algunos con muy buen apetito!

Nutrición del niño preescolar

Para estimular el apetito y fomentar la nutrición del niño en edad preescolar tenga en cuenta los siguientes factores:

  • Establezca un horario fijo para las comidas y/o meriendas.
  • Avise con tiempo la hora de las comidas para que se relajen si estaban jugando, se laven las manos, etc.
  • Enseñe buenos modales en la mesa y aproveche la compañía de la familia para pasar un momento agradable.
  • Esfuércese en la presentación de las comidas; para ello combine los colores naturales de los alimentos de modo tal que llamen la atención de su hijo.
  • De alimentos nuevos a su pequeño, aun si a usted no le gustan. Eduque a su niño a comer de todo.
  • Acostúmbrelo a ingerir bastante líquido, sobre todo, agua.

Ayude al apetito de su hijo enseñándole que comer es agradable y que hacerlo de manera sana le hará sentir muy bien. Cuéntele buenas experiencias suyas al respecto mientras lo alimenta; ello le permitirá saborear mejor los nutrientes. Recuerde que la buena nutricion del niño lo hará un adulto sano en el futuro.

Artículos relacionados:

¿Cómo es el sueño en el niño?

¿Qué es la estimulación temprana?

Google+

Tags: ,

Category: FAMILIA

¿Quién escribe? ()

Camila Visconti, cubana, es Dra. en Ciencias Médicas vinculadas a temas de las comunicaciones. Ha tomado clases de locución en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y colaborado con las estaciones radiales COCO y Radio Ciudad de La Habana. Actualmente asiste a un diplomado de periodismo.

Deja un comentario