¿Qué es la estimulación temprana?

| 11 octubre, 2012 | 1 Comentario
Estimulación temprana infantil.

Estimulación temprana: base para el desarrollo posterior del niño. Foto: morguefile.com

La estimulación temprana empieza en la etapa prenatal y contribuye al buen desarrollo de los niños. Ejercicios para estimular el lenguaje y otras habilidades.

Cuando nos decidimos a formar nuestra familia, queremos que nuestros hijos sean totalmente sanos, reciban la mejor educación, tengan buenas condiciones de vida, y quizás hasta cuenten con una mayor gama de oportunidades que la que nosotros tuvimos.

Si bien tratamos de ofrecerle a nuestra progenie la mayoría de los cuidados citados, no siempre podemos darle lo que queremos por falta de recursos. Sin embargo, usted puede lograr tener un hijo seguro de sí mismo, capaz de desarrollarse muy bien en la vida, gracias a las atenciones que le ofrezca desde que está en su vientre, como la estimulación temprana prenatal, y la educación que le proporcione.

¿Qué es la estimulación temprana?

Desde que la futura mamá sabe que lleva un bebé en su vientre, debe comenzar una estimulación temprana de comunicación con su niño. Se trata de un conjunto de acciones dirigidas a promover las capacidades físicas, mentales y sociales del hijo, que a la vez ayuda a prevenir el retardo psicomotor, así como a curar y rehabilitar las alteraciones motoras, los déficit sensoriales, las discapacidades intelectuales y los trastornos del lenguaje.

La principal estimulación para un bebé lo constituye, sin lugar a dudas, la madre. Por medio de sus cuidados, sus caricias, miradas y juegos, ella lo invita a poner en marcha sus funciones y a responder al medio que lo rodea de acuerdo con su etapa de desarrollo.

Estimulación temprana durante el embarazo

Desde la gestación, la mamá puede adentrarse en este proceso. Le recomendamos poner música instrumental suave y arrullar a su bebé tarareando lo que escucha. Acaricie su vientre mientras le habla, cuéntele experiencias agradables, sobre sus sueños cuando nazca y acerca de sus proyectos.

En estas acciones no solo debe participar la mamá, sino también el papá, otros integrantes de la familia y todos aquellos que esperan con ansias la incorporación de este pequeñín en la casa.

Al nacimiento, debe seguir practicando la estimulación del bebé: el contacto piel con piel, favorecido por la lactancia materna, es una de las principales actividades de este programa, pues propicia el desarrollo del lenguaje y brinda afecto. Así, estimule los reflejos de su niño, tales como los de succión por el alimento y el de agarre de sus deditos hacia cualquier pertenencia suya mientras lo amamanta.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés

Existen muchos ejercicios de estimulación temprana para los bebés. Estos son algunos de ellos:

  • Ejercite sus músculos acunándolo, girándolo suavemente para un lado y el otro en la cuna.
  • Flexione y estire sus brazos y piernas.
  • Haga el movimiento de la bicicleta con las piernas (este es un buen ejercicio no solo para el fortalecimiento muscular; sino también para aliviar los molestos cólicos).
  • Háblele y refuércele la emisión de sonidos mientras lo ejercita.

En el segundo mes de vida, su bebé comenzará a demostrar al mundo su sonrisa social, la cual estará presente siempre en todas las actividades mencionadas. A los tres meses, mostrará agrado al contacto con las personas y emitirá sonidos guturales. A los cuatro meses de edad, se reirá ruidosamente y se percatará de la presencia de su apreciado alimento. Y así­, progresivamente, se adentrará en el mundo en el que habitamos, sintiéndose rodeado de amor y apoyo.

Recuerde que en ese pequeñito se están formando aspectos de su personalidad y que usted está fomentando su base en buena medida. Continúe poniéndole música pues ello favorece el desarrollo de una buena escucha y dimensiona los procesos de atención. Cuando sea más grandecito, juegue solo cerca de él, pero mantenga el contacto musical, tenue y suave.

El juego: rol importante en la estimulación temprana infantil

El juego es la mejor manera de estimular a un niño. Mientras sea un lactante, utilice los juguetes de goma, a los que probablemente morderá por lo agradable del contacto con las encías. Esto favorecerá la salida de los futuros dientes y su reflejo de succión.

Escoja siempre juguetes de colores vivos (amarillo, rojo, azul, etc.), pues su niño se encantará con ellos. Prefiera los muñecos plásticos a los de peluche para evitar alergias y broncoaspiraciones de tejido. Y con los años, a medida que vaya creciendo, ensaye roles de género y de familia en el juego.

Estimulación temprana en todo momento

Convierta todas las actividades del dí­a en parte de la estimulación temprana infantil: la hora del baño, la de dormir, la de comer, la de jugar, el despertar. Cualquier contacto con su infante, en cualquier momento de la jornada, es válido para la estimulación afectiva.

Recuerde que este programa debe ser una experiencia positiva. Por ello no se debe forzar al niño a hacer ninguna actividad. No todos los pequeños son iguales, de ahí que los padres deben tener presente las características individuales de su hijo en todo momento.

Se trata de brindarle al menor la posibilidad de un crecimiento armónico y de maximizar sus posibilidades a partir de la estimulación temprana, un espacio de desafío y juego sustentado desde el amor y no desde la competencia.

Google+

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: FAMILIA

¿Quién escribe? ()

Camila Visconti, cubana, es Dra. en Ciencias Médicas vinculadas a temas de las comunicaciones. Ha tomado clases de locución en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y colaborado con las estaciones radiales COCO y Radio Ciudad de La Habana. Actualmente asiste a un diplomado de periodismo.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. Florencia dice:

    Muy buen aporte. La estimulación temprana es fundamental a la hora de optimizar el adecuado crecimiento y desarrollo tanto cognitivo como físico de los más chicos.

Deja un comentario