Leocadia Pérez Herrera y la tumba del Hermano José

| 13 septiembre, 2012 | 1 Comentario
Leocadia Pérez Herrera

Fieles congregados ante la tumba de Leocadia. Foto: Adonis Sánchez.

Durante todo el año, varios fieles visitan la tumba de Leocadia Pérez Herrera en la Necrópolis de Colón, Cuba, para venerar al Hermano José. La creencia popular.

La mitología popular cubana hizo que, años tras año, varios fieles se congreguen en la tumba de Leocadia Pérez Herrera, perteneciente al patrimonio inmaterial del Cementerio de Colón. El culto a los antepasados y a la muerte es recurrente en nuestra religiosidad popular. Forma parte de nuestra cultura.

Los ejemplos son disímiles en el cementerio más importante del país; allí, dos tumbas enigmáticas son las más visitadas: la primera, la de Amelia Goyri o La Milagrosa y la segunda, la del Hermano José. A esta última varios devotos concurren cada 19 marzo, fecha en la que se le conmemora de manera especial: con un toque de violín.

Tributo al Hermano José

El lugar estaba muy concurrido. En señal de respeto, todos los presentes hicieron silencio cuando comenzó el solo de violín interpretando La Bella Cubana, luego el Ave María

Al final tocaron las argollas, pidieron su deseo en silencio y fueron acomodando los ramos de flores sobre la tumba, mientras otros vertían botellas enteras de ron sobre el mármol lustroso o humeaban el sencillo sepulcro como ejecutando un rito, una petición de bienaventuranza.

La médium Leocadia Pérez Herrera

La historia se remonta a finales del siglo XIX, según nos cuenta Dulce María Suárez, investigadora del grupo Huellas y nieta de Leocadia Pérez Herrera, la persona enterrada en la tumba antes mencionada. Leocadia fue una de las médiums más notorias de nuestra isla, practicaba el espiritismo cruzado y “oficiaba” a través del Hermano José.

Cuenta su nieta que los 19 de marzo se esperaban de manera especial en casa de su abuela. Desde la noche anterior preparaban el local para la cantidad de visitantes que recibirían durante el día.

La Orquesta Sinfónica era una invitada permanente y allí ejecutaba composiciones de la música cubana y universal. Incluso, hasta Bola de Nieve tocaba el piano especialmente para Leocadia en ocasiones, acompañando a la inigualable Paulina Álvarez, la Emperatriz del Danzón.

Fuerte creencia popular

Devotos de todos los estratos sociales de la época la visitaban en busca del consuelo a sus aflicciones. Al pie de un majestuoso lienzo que mostraba la imagen del Hermano José se desarrollaba la velada. A muchos de los que acudieron al templo que se le construyera a este espíritu en la calle Santa Beatriz No. 52, en Víbora Park, les fue entregada una estrella tejida de siete puntas y siete colores que hoy constituye un símbolo en su honor.

Leocadia Pérez murió el primero de junio de 1962 y fue enterrada el día tres en un féretro de bronce. Ella pidió que le pusieran el lienzo a su lado. Desde entonces, la gente va a su tumba a pedirle al Hermano José. La peregrinación fue tomando auge en los noventa; actualmente, sus fieles creyentes se congregan cada año para rememorar las veladas en su casa.

Google+

Tags: , , , , , ,

Category: CREENCIAS POPULARES, CRÓNICAS, RELIGIÓN

¿Quién escribe? ()

Adonis Sánchez Cervera es licenciado en Comunicación Social por la Universidad de La Habana, graduado de fotorreportero en el Instituto Internacional de Periodismo "José Martí" y dibujante autodidacta. Ha publicado en la revista cultural "El Caimán Barbudo", CUBAHORA y Cubarte, entre otros medios.

Comentarios (1)

Ir al inicio | RSS

  1. Maryann Pando-avdakov dice:

    Mi madre fue Vecina de leocadia Perez desde nina el la Vibora. Tengo la Estrella de jose con Migo siempre

Deja un comentario