Cirugía refractiva LASIK: ¡adiós a la miopía!

| 19 abril, 2012 | 2 Comentarios

La cirugía láser corrige la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Relato de un momento crucial en la historia de una paciente común.


Barraquer

Examen guiado por Joaquín Barraquer, director del Centro de Oftalmología homónimo. Foto: Migdalis Pérez.

A esa hora no pensaba en mis ojos como portadores de uno de mis cinco sentidos corporales. En ese momento tampoco recordaba mi primera visión infantil, científicamente hablando, ni la primera que me hizo soñar. Solo contaba el tiempo que me separaría de una enfermedad de años que, sin llegar a ser grave, ponía frenos a mis cotidianos arranques de querer verlo todo en el mejor sentido de la palabra.

Curiosidad, impaciencia, optimismo y muchos nervios dominaban mi cuerpo, tendido de verde sobre una mesa metálica y bajo un foco de luz irritante hasta el cansancio. Cinco minutos de intervención quirúrgica bastarían. La magia de la ciencia oftalmológica se ponía a mis pies. Y entonces empezaba el camino.

Miopía: una suerte de micromundo

Considerado como referencia mundial, el Centro de Oftalmología Barraquer, de Barcelona, España, sobresale en el uso de tecnología de última generación, tanto en la oftalmología clínica como en la quirúrgica.

La prestigiosa institución, visitada cada año por miles de pacientes con algún defecto refractivo (miopía, hipermetropía y astigmatismo), entre otras dolencias oculares, acoge diariamente a gentes que, como yo, vivimos en una suerte de micromundo, tan limitado como especial.

Se trata de una especie de hilo invisible que nos ata irremediablemente a solo ver el entorno más cercano, por tanto más querido, y en el que las cosas a distancia -sean cuales sean su definición e importancia-, pasan inexorablemente a un segundo plano, sin importar nuestra voluntad.

Para quien es miope desde la infancia es relativamente fácil adaptarse a esa realidad. Pero convivir año tras año con los ojos presos detrás de gruesos cristales, y con la ansiedad de acariciar con mirada nítida a aquellas imágenes borrosas por lo lejanas, es algo que solo puede entender un afectado más.

El Centro de Oftalmología Barraquer ha devuelto la visión a miles de miopes.

Por ese sobrado motivo, y porque desde 1941 el Centro de Oftalmología Barraquer ha devuelto la visión a miles de miopes, me encontré pensando en esas pequeñas cosas mientras preparaban el instrumental necesario para realizarme una Queratomileusis In Situ con Láser de Excímer (LASIK, por su sigla en inglés), ya que la técnica empleada en tres cirugías anteriores, la Queratotomía Radial, solamente había atenuado un poco mi severo problema visual.

Una decisión tomada tras conocer los resultados de varias pruebas imprescindibles efectuadas previamente, como la queratometría (medida del poder refractivo de la córnea), la biometría (longitud axial del globo ocular) y la elastotonometría (grado de elasticidad de las estructuras oculares), entre otras.

A esa hora, cuando temblaba internamente ante el desafío que me lanzaba la ciencia oftálmica por última vez (mis ojos no admiten ni una cirugía más), también me alcanzó el tiempo para pensar en algo que escribí una vez: “ojalá sin mis cristales pudiera descifrar tu rostro/ aprenderme tus facciones imperfectas pero bellas/ y divisar en la distancia las manías de tu boca”.

La cirugía LASIK corrige defectos de hasta 20 dioptrías.

Mi miopía, fiel compañera desde los siete años, en aquellos instantes no era tan solo un defecto visual en el que los rayos paralelos procedentes de objetos a distancia forman un foco detrás de la retina. Tampoco se limitaba a catalogarse de mediana y progresiva dadas mis más de ocho dioptrías y el creciente aumento con la edad, respectivamente.

Era y todavía es, lo confieso, una suerte de aliada oculta que me sujeta fuertemente a mis empañadas pero muchas veces felices memorias, matizadas por aquel consuelo de que “te quedan bien los espejuelos”.

Alguien me sacó del letargo que me envolvía y me cubrió la cara con un paño hendido. Luego sentí que el ojo a intervenir crecía tras aplicárseme el colirio anestésico y el blefarostato, presilla que me imposibilitaría pestañear. Puro miedo justificado, creí que mis párpados iban a desaparecer.

Las palabras del cirujano me sacaron de la duda y me obligaron a colaborar. Lo que debía hacer o no quedaba claro. Mirada fija a la luz, cero movimientos, mucha calma. Con la vista quieta hacia el punto luminoso de referencia, asistí serena a la intervención de la que solo pude apreciar el ir y venir del instrumental quirúrgico y el repiquetear del láser en manos del profesional.

Blefarostato retirado. Oclusión del ojo. Llanto involuntario. Habían transcurrido solo cinco minutos desde mi enfrentamiento al quirófano. ¡Todo un siglo de luz! Y la mejoría era un hecho. Parecía increíble, pero mi mundo se volvía nítido otra vez.

Daban fe de ello los perceptibles detalles de la cosmopolita Barcelona, los contornos definidos de los transeúntes en la lejanía, e, indudablemente, al llegar a casa, el reconocimiento a cualquier distancia de las bellas facciones del hombre que amo.

LASIK: cirugía refractiva esperanzadora

Las ventajas de la cirugía LASIK son múltiples:

  • Dura cinco minutos
  • Es de carácter ambulatorio
  • No tiene riesgos mayores
  • No produce dolor.
  • No requiere sutura
  • Posibilita una cicatrización rápida
  • Corrige defectos de hasta 20 dioptrías
  • Es la técnica más segura
  • Libera a los pacientes de los espejuelos o lentes de contacto.

Google+

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: CRÓNICAS, SALUD

¿Quién escribe? ()

Migdalis Pérez Castillo es una periodista cubana con experiencia en prensa escrita, radial, televisiva y digital. Sus artículos han encontrado espacio en reconocidos medios de prensa cubanos e iberoamericanos, entre ellos, la agencia de noticias Prensa Latina, el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, la emisora Radio Reloj, las publicaciones nicaragüenses La Prensa y El Nuevo Diario, la revista chilena Punto Final, el periódico mexicano Excélsior, el portal online Suite101 y Vista magazine. Actualmente, escribe para la versión online de Qué Rica Vida, el periódico Negocios Now y la revista Catalejo, a la que también dirige.

Comentarios (2)

Ir al inicio | RSS

  1. ¿A partir de cuántas dioptrías es aconsejable la operación?

Deja un comentario