Depresión: cuando el mundo se vuelve gris

| 3 marzo, 2012 | 2 Comentarios

Unos 121 millones de personas sufren hoy de la enfermedad mental, posible segunda causa de discapacidad a nivel mundial en 2020.


mujer deprimida

La depresión es un serio problema de salud. Foto: morguefile.com

A los 28 años, Alejandra empezó a padecer de depresión. Sus cada vez más frecuentes episodios de estrés, muchos de ellos agravados por ataques de pánico, la habían conducido a fuertes crisis depresivas, acompañadas por casi todos los signos y síntomas del mal: tristeza patológica, desgano, ansiedad, insomnio, irritabilidad, alteraciones del pensamiento y hasta dolores psicosomáticos.

El temor a padecer enfermedades imaginarias o hipocondría también hizo presa de ella. Cada vez estaba más segura de estar gravemente enferma. Y cada vez se sentía peor, aunque clínicamente estaba bien.

Su médico la hizo caer en la cuenta de que todo obedecía a la depresión, incluso aquellos terribles dolores en todo el cuerpo conocidos como fibromialgia. Alejandra también temía a la oscuridad. No entendía la felicidad de los otros. La risa le sonaba extraña. Y el mundo se le tornaba gris.

Depresión, una enfermedad mental

Definida como una enfermedad mental que cambia el comportamiento y el estado de ánimo, la depresión suele presentarse entre los 15 y los 30 años, y afecta mayormente a las mujeres. Además de los síntomas ya citados, también causa falta de energía, desinterés social, incapacidad para concentrarse, pérdida o aumento de peso, sentimientos de culpa, pensamientos de derrota e, incluso, hasta de suicidio.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente es la segunda causa de discapacidad en personas de entre 15 y 44 años de edad, y se prevé que para 2020 se convierta en el segundo motivo de incapacidad para todas las edades a nivel mundial.

La función de los antidepresivos

Las propias estadísticas de la OMS destacan que en la actualidad, unos 121 millones de personas padecen del mal a escala global. Asimismo, añaden que, aunque las terapias antidepresivas son efectivas en el 80% de los casos tratados, menos del 25% de los afectados tienen acceso a tales tratamientos.

Básicamente, los antidepresivos normalizan los niveles de los neurotransmisores (serotonina, norepinefrina y dopamina), supuestamente reguladores de los estados de ánimo. Es que la hipótesis más aceptada acerca del origen de la depresión, bioquímicamente hablando, es la relacionada con una baja concentración de tales sustancias cerebrales. Medicamentos como Prozac, Celexa, Zoloft y Cymbalta, entre otros, son algunos de los mayormente usados para contrarrestar dicho déficit.

Tipos de depresión

Tal como sucede en otras enfermedades, la depresión se divide en varios tipos atendiendo a la severidad y el modo en que se presenta. De acuerdo con Medline Plus, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, existe, en primer término, la depresión menor, caracterizada por al menos cuatro de los síntomas mencionados, durante unas dos semanas.

En segundo lugar se encuentra la depresión mayor, que puede transcurrir durante toda la vida y suele ocasionar cinco o más de los síntomas conocidos. Quienes sufren de esta variante del mal no pueden llevar una vida normal al tener problemas para realizar actividades tan simples y comunes como comer, dormir o trabajar.

Y en tercer lugar se halla el trastorno bipolar, caracterizado por cambios cíclicos en el estado de ánimo que van desde sentimientos muy elevados, como la euforia, a los más bajos, como la tristeza patológica. Algunos estudios también hablan de la depresión estacional, que se presenta en los meses de invierno, y de la postparto, que afecta a algunas mujeres en el primer mes luego de dar a luz.

Estar deprimido vuelve al mundo gris

La sensación de vivir en un “mundo gris”, que experimentan las personas deprimidas, ya no es tan sólo una percepción formada por su estado de ánimo: científicos alemanes de la Universidad de Friburgo descubrieron que tales aquejados en realidad ven el entorno que le rodea en matices de gris, según la última edición online de Biological Psychiatry Journal.

Los expertos llegaron a esa conclusión luego de someter a un grupo de deprimidos y no deprimidos a un examen de la retina mediante escáneres, que evaluaría la respuesta de esa membrana del ojo a los diferentes contrastes entre el blanco y el negro. Constataron que los afectados tenían una respuesta inferior en comparación con las personas sanas y que, mientras más grave era su enfermedad, más baja era tal reacción.

En ese sentido, el editor de la revista, John Krystal, dijo que el estudio “resalta la forma en que la depresión altera la experiencia que se tiene del mundo”. Añadió que cuando las personas están deprimidas, son menos capaces de percibir contrastes en el entorno visual. Y “esa pérdida, aparentemente, hace que para ellas el mundo sea un lugar menos placentero”, tal como le sucedía a Alejandra.

Afortunadamente, las terapias indicadas por su psicólogo resultaron efectivas y después de varios años bajo tratamiento, aunque aún no se despoja del mal, puede llevar una vida relativamente normal y sonreír frente a un mundo lleno de color.

Google+

Tags: , , , , ,

Category: CRÓNICAS, SALUD

¿Quién escribe? ()

Migdalis Pérez Castillo es una periodista cubana con experiencia en prensa escrita, radial, televisiva y digital. Sus artículos han encontrado espacio en reconocidos medios de prensa cubanos e iberoamericanos, entre ellos, la agencia de noticias Prensa Latina, el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, la emisora Radio Reloj, las publicaciones nicaragüenses La Prensa y El Nuevo Diario, la revista chilena Punto Final, el periódico mexicano Excélsior, el portal online Suite101 y Vista magazine. Actualmente, escribe para la versión online de Qué Rica Vida, el periódico Negocios Now y la revista Catalejo, a la que también dirige.

Comentarios (2)

Ir al inicio | RSS

  1. buy nandrolone dice:

    Hola, muy interesante, gracias

Deja un comentario