Viagra: los efectos adversos de la pastilla azul

| 6 enero, 2012 | 0 Comentarios

A pesar de su alta eficacia contra la disfunción eréctil, el Sildenafil podría estar relacionado con la sordera que sufren algunos de sus consumidores.


viagra o sildenafil

Viagra, la famosa pastilla azul.

Llegó y saturó el aire con su aura de novedad. Encumbró los arrebatos sexuales del género masculino en todo el mundo. Amenazó con convertirse en el fármaco más vendido de la historia. Viagra, la famosa pastilla azul, no deja de ser noticia.

Producida para contrarrestar la disfunción eréctil, la droga podría estar vinculada con la pérdida de la audición que sufren algunos de sus consumidores, de acuerdo con un estudio publicado en Archives of Otolaryngology-Head and Neck Surgery.

Viagra, riesgo de sordera 

Dirigida por el profesor de epidemiología Gerald McGwin, de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, la investigación señala que existe un riesgo potencial de sordera a largo plazo tras el uso de Viagra (o Sildenafil, como también se la conoce). Según McGwin, no sólo Viagra ocasionaría este tipo de desorden: otros inhibidores de la fosfodiestarasa 5, como Cialis y Levitra, usados también contra la disfunción eréctil, podrían provocarlo igualmente.

Para llegar a esa conclusión, el especialista estadounidense examinó los datos de más de 11 000 hombres mayores de 40 años, y constató que aquellos que reportaron el uso de Cialis y Levitra eran dos veces más propensos a la pérdida de audición que quienes no habían usado tales medicamentos. Asimismo, corroboró que esa relación era más fuerte entre los hombres que consumían la pastilla azul.

El hecho de que estos fármacos aumentan el flujo sanguíneo hacia ciertos tejidos del cuerpo probablemente sería la causa del deterioro auditivo, de acuerdo con el experto, quien, además, puntualizó: “los pacientes que utilizan estas medicinas deben ser alertados sobre los signos y síntomas de la deficiencia auditiva y llamados a buscar atención médica inmediata en caso de empezar a sufrirla, para evitar daños permanentes”.

Surgimiento de la pastilla azul

Aprobada en 1998 por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), de los Estados Unidos, Viagra devino la máxima aspiración de millones de hombres en todo el orbe. Para muchos de ellos, no importaban los efectos colaterales ni la edad ni si la venta era ilegal o no. Ni siquiera el precio. Muchos menos las advertencias médicas. Lo importante era poseerla, bien cerca, en la mesita de noche. Y ser feliz de una buena vez.

Tras esas y otras irracionales doctrinas se parapetaron muchos de sus consumidores. La “píldora del amor”, como la bautizara un soñador, ganaba así más adeptos entre sus destinatarios e, inclusive, entre quienes, ni por asomo, debían ingerirla.

Efectos adversos de Viagra

Desde que la famosa pastilla fue patentada, en 1996, los medios masivos de comunicación de la mayoría de los países se hicieron eco de sus aventuras y desventuras. Hablaban primero de una tableta que hacía milagros: una píldora una hora antes del coito y, ¡zas!, el éxito llegaba al lecho.

También comentaban acerca de sus efectos adversos (cefaleas, dolores en brazos y piernas, trastornos en la visión, entre otros) y sus contraindicaciones: no debía ser consumida por personas que ingerían nitratos por padecer de afecciones cardíacas.

Luego, de los avatares de la gente por sacarla de su primer mercado, el norteamericano, para llevarla a otras regiones, ansiosas también por degustar “el sabor de la esperanza”. Y, lógicamente, sobre los resultados positivos observados en la mayoría de los casos tratados.

El Sildenafil y sus contraindicaciones peligrosas

No habían pasado dos meses desde su aparición cuando se produjo un vuelco en su hasta entonces camino sin mayores obstáculos. La muerte primero de seis personas y después la de otras 10 que a la hora de fallecer la consumían, trastornó a la opinión pública mundial. Ante tal revuelo, sus fabricantes, los laboratorios Pfizer, y la FDA, se dieron a la tarea de investigar la causa de tales decesos.

Comprobaron, en efecto, que dichas personas consumían la píldora, pero también nitratos, y esa mezcla, como se había anunciado, puede ser altamente mortal. Despojada de esas “manchas” en su historial, Viagra se dispuso a conquistar nuevos horizontes y lo hizo ampliamente hasta hoy, cuando una vez más se cuestionan sus severos efectos secundarios.

Tipos de disfunción eréctil

Esta dolencia se divide en primaria o secundaria, y en orgánica o psicológica, en dependencia de sus características y causas, respectivamente.

  • Primaria: Cuando el hombre nunca ha podido hacer el amor
  • Secundaria: Cuando ha tenido experiencias sexuales antes de sufrir el problema
  • Orgánica o física: Cuando las causas están relacionadas con otros padecimientos (diabetes, lesiones de la médula espinal, esclerosis múltiple o lesiones en el pene, la uretra o los testículos)
  • Psicológica: Cuando la desencadenan actitudes negativas hacia la sexualidad, traumas sexuales, problemas personales, ansiedad, depresión, conflictos de convivencia, entre otros motivos.

Paralelamente a esas clasificaciones, sexoteraputas aseguran que un hombre es impotente cuando tiene dificultades en el 50% de sus intentos sexuales. Un fracaso en determinado momento, afirman, no debe ser motivo de preocupación para nadie. Pero para todos los casos del mal, lo más prudente es asistir al médico y recibir la medicación apropiada.

Google+

Tags: , , , ,

Category: SALUD

¿Quién escribe? ()

Migdalis Pérez Castillo es una periodista cubana con experiencia en prensa escrita, radial, televisiva y digital. Sus artículos han encontrado espacio en reconocidos medios de prensa cubanos e iberoamericanos, entre ellos, la agencia de noticias Prensa Latina, el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, la emisora Radio Reloj, las publicaciones nicaragüenses La Prensa y El Nuevo Diario, la revista chilena Punto Final, el periódico mexicano Excélsior y el portal online Suite101. Actualmente, escribe para Vista Magazine, Qué Rica Vida y revista Catalejo, a la que también dirige.

Deja un comentario