Deshielo: S.O.S. desde los casquetes polares

| 15 diciembre, 2011 | 0 Comentarios

Ocasionado por el calentamiento global, el derretimiento de los hielos en los polos Norte y Sur es una amenaza para la vida en la Tierra.


calentamiento global

El deshielo es resultado del cambio climático.

Ojalá el Ártico y el Antártico hubieran podido cerrar sus puertas herméticamente para repeler la acción de temperaturas impropias, y, por consiguiente, mantenerse helados para siempre tal cual su naturaleza.

Muy en contra de su voluntad, su sempiterno sistema de enfriamiento está siendo afectado por culpas ajenas, y, como par de neveras medio rotas, ambos casquetes polares registran cada vez temperaturas más altas.

Deshielo: Polo Norte y Polo Sur

La consecuencia directa del alarmante deshielo es la amenaza a los cuatro millones de personas,  las plantas y los animales que habitan en la región ártica  (circundante al Polo Norte), así como a la integridad de las plataformas heladas de la zona antártica (adyacente al Polo Sur).

Un fenómeno que, además, podría perjudicar a más de la mitad de la población mundial a finales del siglo con la pérdida de recursos hídricos, el aumento del nivel del mar, la alteración en las corrientes de circulación de los océanos, los daños a la biodiversidad y la multiplicación de catástrofes meteorológicas, como huracanes e inundaciones, entre otros efectos.

Resulta que la también llamada fusión de las nieves puede producir una cadena de consecuencias nefastas para la vida en la Tierra. Porque si las temperaturas siguen aumentando, ambas regiones heladas podrían liberar enormes volúmenes de agua congelada, que consecuentemente aumentaría el caudal de los ríos y ocasionaría severas inundaciones.

En las regiones muy frías, ese proceso se agravaría por la fragmentación de la capa de hielo que cubre los lagos y los cursos de agua. Es decir, los témpanos podrían amontonarse hasta el extremo de formar una barrera, la que al romperse podría provocar una onda destructora.

Los inicios del deshielo

El deshielo comenzó a notarse con mayor fuerza desde la década pasada, cuando aumentó el neurálgico calentamiento global ocasionado por la emisión a la atmósfera de combustibles fósiles quemados, entre otros motivos.

A partir de entonces, pobladores del también denominado Círculo Polar Ártico, incluida su fauna, han sufrido los efectos del fenómeno. Así, edificios desde Rusia a Canadá han sido demolidos por el hundimiento vinculado al deshielo del Permafrost, un suelo permanentemente helado, el que a su vez ha desestabilizado oleoductos, carreteras y aeropuertos.

Cazadores indígenas, entretanto, han reportado numerosos accidentes debido a la delgadez de la capa de hielo, al tiempo que animales de hábitat terrestre, como el conejo de Noruega, los renos y los búhos nevados, abandonan su medio en busca de lugares más seguros, en franca huida a lo que se avecina.

Los osos polares, que necesitan de hielo compacto para la caza, se enfrentan mientras tanto al serio peligro de la extinción a causa de la pérdida de cubierta helada en el mar, especialmente, en el verano.

Diferencias del deshielo entre el Ártico y el Antártico

Aunque el deshielo reportado en el hemisferio norte es cuatro veces mayor al registrado en el sur, la Antártida también sufre una pérdida en el grosor de su placa de hielo. De hecho, tres grandes secciones de sus plataformas heladas se han desplomado en los últimos 11 años, lo que ha traído como consecuencia un adelgazamiento de los glaciares contenidos en su seno.

Los especialistas opinan que el deshielo antártico podría ocasionar un aumento significativo en el nivel del mar, y provocar, a su vez, la desaparición de miles de poblaciones que se encuentran a pocos metros sobre la línea de marea.

Ello tendría efectos devastadores para aquellos países compuestos por islas o los que, aun estando  en territorio continental, cuentan con grandes extensiones de tierras bajas en sus zonas costeras.

Predicciones futuras de la fusión de las nieves

Un estudio realizado por expertos de los Estados Unidos, Canadá, Rusia, Dinamarca, Islandia, Suecia, Noruega y Finlandia, revela que las temperaturas árticas podrían subir entre 4 y 7 y siete grados Celsius para el año 2100.

Denominada “Evaluación del Impacto en el Clima Ártico”, la investigación puntualiza que Siberia y Alaska ya reportan un aumento de entre 2 y 3 grados Celsius, comparado con los niveles registrados en la década de los años 50.

Los autores del análisis opinan que el mar congelado alrededor del Polo Norte podría desaparecer a finales de este siglo, si se toma en consideración que su extensión ya se ha encogido entre un 15 y un 20% en los últimos 30 años.

Consecuencias del cambio climático

Otro estudio efectuado por expertos de la Universidad de Colorado indica que la Antártica pierde 152 km cúbicos de hielo anualmente, y que el cambio climático ha elevado su temperatura, en algunos puntos, hasta 2,5 grados Celsius en los últimos cinco años.

Investigaciones globales predicen que en el año 2100, el nivel del mar podría ascender hasta seis metros, y que la temperatura media mundial podría aumentar unos 7 grados Celsius. Valga señalar que este aumento de temperatura es el mismo que ha tenido la Tierra desde la última glaciación, hace 14 000 años.

Ante la alarma que suponen vaticinios tan preocupantes, la humanidad debería hacer caso a los urgentes reclamos de la naturaleza, y poner de una vez en práctica las innumerables vías existentes para poner freno a éste y otros problemas medioambientales.

Las grandes neveras que desde el Norte y el Sur sufren el dramático deshielo, serían las primeras en agradecer a la mano que las libere de esas temperaturas desacostumbradas que, no por cálidas, deben ser bienvenidas.

Google+

Tags: , , , , ,

Category: NATURALEZA, OPINIÓN

¿Quién escribe? ()

Migdalis Pérez Castillo es una periodista cubana con experiencia en prensa escrita, radial, televisiva y digital. Sus artículos han encontrado espacio en reconocidos medios de prensa cubanos e iberoamericanos, entre ellos, la agencia de noticias Prensa Latina, el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, la emisora Radio Reloj, las publicaciones nicaragüenses La Prensa y El Nuevo Diario, la revista chilena Punto Final, el periódico mexicano Excélsior, el portal online Suite101 y Vista magazine. Actualmente, escribe para la versión online de Qué Rica Vida, el periódico Negocios Now y la revista Catalejo, a la que también dirige.

Deja un comentario